¿Tu Hijo se Chupan el Dedo?, ¿Cuándo Comienza a ser Perjudicial?

hábito de chupar dedoEste hábito es bastante común en la mayoría de niños, pero podría llegar a generar complicaciones a futuro. Chuparse el dedo al igual que succionar un chupo , es un hábito al que recurren la mayoría de bebés como método de autosatisfacción o al momento de buscar conciliar el sueño. Aunque es considerado un hábito completamente natural y reflejo en el pequeño durante sus primeros 2 años de vida, se considera que llevarse el pulgar a la boca es mucho más perjudicial que un chupete, por el riesgo de infección que puede conllevar el llevarse a la boca un elemento que se encuentra en contacto permanente con agentes contaminantes.

Además de este inminente peligro, los perjuicios más notorios del hábito de succionar el dedo se producen cuando dicho hábito se prolonga con el transcurso del tiempo y se extiende hasta más allá de los 3 y 4 años.

Si este hábito se prolonga por mucho tiempo, lo más recomendable sería tratar de eliminarlo lo más pronto posible, ya que a diferencia del chupo, que se puede retirar de un día para otro, el dedo no podría desaparecer. La erradicación de este hábito requiere de una intervención activa y firme por parte de los padres. Los especialistas recomiendan realizar intervención para quitarlo a los 3 o 4 años.

Que Perjuicios Importantes Puede Traer el hábito de succionar el Dedo en los niños:

La consistencia dura del dedo en comparación de la flexible del chupo, hace que chuparse el dedo conlleve problemas más importantes, dependiendo esto de la frecuencia, intensidad y tiempo de duración de este comportamiento, especialmente si se mantiene más allá de los 3 años de edad. Entre las complicaciones más comunes se encuentran:

  • Desplazamiento de los dientes superiores hacia adelante y hacia atrás de los inferiores (principalmente los incisivos)
  • Mordida abierta debido a la ausencia de contacto de los dientes incisivos superiores e inferiores al morder.
  • Deformaciones en el paladar, debido a la fuerza de empuje ejercida por el dedo.
  • Alteraciones del lenguaje del pequeño a raíz de la modificación de los dientes, lengua y paladar, cuyos elementos intervienen directamente en la fonación, la pronunciación de fonemas determinados que darían lugar a dislalias, ceceo y seseo.

Causas por las cuales los Niños succionan el Dedo y qué Hacer para Evitarlo:

Lo primero que debes hacer al percibir que tu hijo succiona el dedo es identificar las posibles causas. El hábito de chuparse el dedo representa un problema de comportamiento en el pequeño o de actitud, y como tal, debe ser tratado. La primera pregunta que debemos hacernos como padres es: porqué se está chupando el dedo mi hijo? y que circunstancia es la que genera en la mayoría de casos que se lleve el dedo a la boca?

A continuación te mencionaremos las 3 situaciones más comunes por las cuales un pequeño suele llevarse el dedo a la boca, para que analices a tu hijo y determines cómo puedes ayudarle a dejar de lado esta mala costumbre:

  1. Para tratar de conciliar el sueño: Cuando tu pequeño se encuentra cansado, buscará recurrir a la succión digital para conciliar de una forma más rápida el sueño. En este caso, es recomendable que le des otro objeto o estímulo que lo reconforte al momento de dormir, tal como un masaje, peluche, manta o cobija, etc.
  2. Para calmarse en momentos de estrés o ansiedad. Si percibes que tu pequeño lleva su dedo a la boca en momentos de angustia, cuando se encuentra triste o enojado, es importante que busques vías alternas para ayudarle a calmarse sin necesidad de recurrir a la succión de su dedo. Un abrazo, caricia o un diálogo con él donde se sienta escuchado y entendido, pueden resultar muy efectivos.
  3. Como un acto de reflejo: Si notas que tu hijo opta por succionar su dedo cuando se encuentra aburrido o sin realizar algún tipo de actividad, una de las mejores alternativas es que lo distraigas. planea con él actividades en las cuáles deba usar sus manos, tales como pintar, dibujar, armar figuras con objetos encajables, jugar a hacer figuras en plastilina, de esta forma el pequeño se ocupará en una actividad de su agrado y se le olvidará la succión de sus dedos por completo.