Labio leporino y Paladar Hendido: malformaciones que se dan durante las primeras semanas de gestación

El labio leporino y el paladar hendido son deformaciones congénitas de la boca y del labio. Se estima que estas anomalías pueden afectar a 1 de cada 700 recién nacidos y suelen ser más comunes entre los asiáticos y determinados grupos de indigenas americanos. El labio leporino y el paladar hendido se desarrollan en una etapa temprana del embarazo (semana quinta aproximadamente), cuando los laterales del labio y el paladar no se fusionan de la forma que deberían. Un bebé puede presentar labio leporino, paladar hendido o ambos.

Labio leporino y paladar hendido, ¿son lo mismo?

Labio leporinoMuchas personas suelen confundir el labio leporino con el paladar hendido y se tranquilizan cuando ven que el labio del bebé se encuentra en buen estado, sin embargo, es un error.

El labio leporino puede ser corregido por medio de una cirugía plástica a partir de los 6 meses de vida, sin embargo, antes de la operación, el bebé podrá ser amamantado con los cuidados necesarios.

El paladar hendido, por el contrario, es una malformación que no puede ser percibida a simple vista, pero que generalmente trae más inconvenientes al momento del ‘pequeño succionar para alimentarse. Esta patología puede ser corregida a partir del primer año de vida del pequeño y requiere de largos procesos terapéuticos para conseguir que el niño hable correctamente.

Estas son las diferencias entre el paladar hendido y el labio leporino:

Labio Leporino:

El labio leporino es una malformación genética que ocurre durante las primeras semanas de tu embarazo. Se produce cuando no existe suficiente tejido en la zona de la boca o el labio del bebé en gestación, y debido a esto no se unen correctamente.

La probabilidad de que un bebé nazca con labio leporino es de 1 en cada 700 nacimientos, siendo una de las malformaciones más comunes.

Paladar Hendido:

paladar hendidoEsta condición anómala se produce cuando el paladar no se cierra completamente, dejando una pequeña abertura que podría llegar a extenderse dentro de la cavidad nasal. La hendidura podría llegar a afectar cualquier parte del paladar. Podría extenderse desde la parte frontal de la boca (paladar duro) hasta la garganta (paladar blando). En muchos casos la hendidura también incluye el labio.

El paladar hendido no es tan perceptible como el labio leporino, ya que se encuentra dentro de la boca del pequeño. Puede ser la única anomalía del bebé o puede estar asociado con el labio leporino u otros síndromes. En la mayoría de los casos, el paladar hendido es heredado de algún otro miembro de la familia.

El problema más común generado por el paladar hendido en los bebés es que no pueden generar ese vacío en la boca que les permite succionar al alimentarse, por tal motivo, necesitan de cuidados especiales, con biberones y elementos para ser alimentados.

Causas del labio leporino o paladar hendido

La fusión del proceso nasal y del maxilar se genera en la 5 semana de embarazo aproximadamente. El origen del labio fisurado se encuentra en una mezcla entre factores genéticos y ambientales que lo desencadenan. Se estima que es más frecuente en varones, pero se transmite más a través de madres con casos bilaterales.

En la última década se han identificado mutaciones en varios genes y se ha logrado establecer que no sólo mutaciones, sino interacciones complejas entre algunos genes, podrían llevar a la malformación de la fisura labial. Aparentemente estos genes son susceptibles al tabaco y a la deficiencia de ácido fólico durante el embarazo, pero aún no se han logrado determinar claramente las causas de esta patología.

Se estima que las causas del labio leporino pueden ser diversas, hay quienes aseguran que la genética es un elemento sustancial para determinar si un bebé tendrá o no labio leporino. Si algún familiar de la madre han tenido este tipo de complicaciones, lo más acertado sería pensar que existe un riesgo inminente para el bebé en gestación.

También el uso de algunos medicamentos podrían causar esta malformación, entre los de mayor riesgo se encuentran los anti convulsivos, medicamentos para combatir el acné, medicamentos para el tratamiento del cáncer y la artritis, entre otros. Por otra parte, si una madre embarazada se ha expuesto a algún tipo de virus en particular o a químicos, el riesgo de que el bebé presente labio leporino podría aumentar.

Beber o consumir sustancias psi coactivas durante el embarazo también podría aumentar el riesgo de labio leporino en bebés.

Son Condiciones diferentes, pero esto no significa que tu pequeño no pueda llevar una vida normal:

El hecho de que tu bebé nazca con labio leporino o paladar hendido, no significa que no sea un bebé saludable, ni que tenga que dejar de lado una vida totalmente normal. Tampoco significa que hayas hecho algo mal durante tu embarazo. No es algo que deba suceder, pero afortunadamente tiene solución!