¿Qué es la Lactancia Materna Prolongada?

Lactancia materna prolongadaSe le denomina lactancia materna prolongada a la lactancia que supera los 2 años.  Cuando se habla de la crianza de nuestros hijos, las fechas son orientativas y dependen en gran medida de cada caso en particular.

El tiempo en el cual se produce el destete ha cambiado en los últimos años. Hablando de estadísticas, en la actualidad los destetes son bastante frecuentes a los primeros 6 meses de vida del pequeño. Hace algunos años, cuándo las opciones de alimentación a los lactantes eran escasas, era poco probable que sucediera antes del primer año, y en la gran mayoría de los casos se extendía hasta los 2 y los 4 años aproximadamente.

En la actualidad, lo más recomendado por los pediatras es que se mantenga la lactancia como alimento exclusivo como mínimo hasta los 6 meses de vida del bebé y complementado hasta los 12 meses ( a partir de los 6 meses de vida, son implementados en la dieta del bebé, pero el pecho seguirá siendo una base fundamental en su alimentación).

Esto es una recomendación por decirlo así utilitarista. Es decir, se mantiene el pecho mientras se van introduciendo alimentos nuevos en la dieta del pequeño, ya que se ha comprobado que el pecho reduce las probabilidades de apariciones de alergias a algunos alimentos al ser consumidos por primera vez.

¿Por qué deciden las madres continuar con la lactancia más Allá de los 2 Años?

Muchas personas suelen preguntarse por qué algunas mamás deciden continuar con la lactancia durante un período de tiempo más prolongado, cuando en nuestra época y nuestra cultura esto no es muy habitual hacerlo más de los 12 meses de vida del bebé.

La explicación científica de esto se basa en que la lactancia fomenta la producción de oxitocina, la cual influye en el comportamiento de la madre generando una mejoría en el comportamiento social. Se estima que la lactancia aumenta la capacidad de escuchar en la madre y su tolerancia a las actividades rutinarias, lo cual la hace más receptiva a las necesidades de su pequeño.

Además de esto, el amamantamiento logra tranquilizar al niño, lo ayuda a estar tranquilo y mejora su sistema inmunitario, evitando o disminuyendo considerablemente la gravedad de las infecciones comunes de la primera infancia. Todo esto lleva a las madres a tomar la decisión de continuar con la lactancia inclusive después de que su hijo cumpla los 2 años.

Es claro que los niños no se desteten espontáneamente antes de los 3 años de edad. Por tal motivo, algunas madres deciden esperar a que sus pequeños se encuentren preparados para hacerlo de manera natural, evitan dejar la lactancia de manera prematura y continúan dando el pecho a su hijo durante un  período más prolongado de tiempo al estipulado por la sociedad.

¿Qué Beneficios Aporta la Lactancia Prolongada a los Pequeños?

Lactancia materna prolongadaLa lactancia prolongada, o lactancia no interrumpida, aporta numerosos beneficios tanto a la madre como al niño. Contrariamente a lo que se cree de forma generalizada, no crea niños dependientes de sus madres. Los niños se alejan de la lactancia cuando se sienten preparados para ello sin que la duración de la lactancia influya de manera negativa en su nivel de independencia o autonomía.

De igual manera, la leche materna continúa siendo un alimento altamente nutritivo durante todo el tiempo que se mantiene la lactancia. Por todo esto, no interrumpir la lactancia antes de tiempo es algo muy recomendado por los pediatras y especialistas, pese a las presiones sociales existentes en contra de ella.

¿Por qué Algunas Mamás Deciden Dejar de Lado la Lactancia Prolongada?

Lamentablemente, muchos de los motivos que llevan a las mamás a pensar en dejar de dar el pecho a sus hijos, no nacen de un deseo propio de hacerlo, sino de miedos inducidos por mitos que circulan en su entorno.

A continuación te mencionaremos los 3 mitos más comunes acerca de la lactancia prolongada y te contaremos qué tan ciertos son:

#1 deforma los dientes: Este mito es completamente falso y carente de bases sólidas. El chupete (lee como quitar el chupete a mi hijo) o chuparse el dedo si lo hacen por estos dos motivos: Son mucho más rígidos que el pezón y en comparación con el chupete y el dedo, la lactancia ocupa una menor cantidad de tiempo al día y por ende pasa menos tiempo en la boca del pequeño el pezón de mamá.

#2 Si no dejas de amamantarlo a los 2 años nunca lo dejará: Existen métodos de dejar la lactancia de una forma menos traumática para tu pequeño. Y el momento ideal depende de mamá e hijo. No existen fechas fijas ni límites.

#3 Si estás pensando en otro bebé tienes que ir quitándole el pecho a este: Existe un método de lactancia denominado tándem. consiste en continuar dando el pecho al primer hijo durante el embarazo del segundo y luego, cuando nace el bebé continuar dándoselo a ambos. Esto puede generar bastante controversia, pero es posible hacerlo. Recuerda que eres tú quien debe sentirse cómoda y a gusto con la lactancia de tus hijos, no los demás.