Los bebés están dotados de una gran variedad de reflejos que les permiten desarrollar progresivamente habilidades para adaptarse al medio en el que se encuentren; en este caso, el agua. La primera clase de natación para tu bebé debe ser entre los primeros 8 meses de vida, así obtendrá grandes beneficios en su desarrollo.

Natación Bebes

Por tal motivo, no deberíamos limitar sus actividades únicamente al coche o la cuna, ya que desde el momento en que tu bebé nace hasta los 5 años de vida es la etapa más fundamental para su desarrollo intelectual, físico e inclusive sobre su personalidad.

La natación en bebés es algo cada vez más común ya que su práctica ayuda a reforzar el vínculo de amor y confianza entre la madre y el bebé.

Crea fuertes lazos afectivos y fortalece el desarrollo cognitivo (aprendizaje que se lleva a cabo a través de los sentidos y posibles representaciones que haga la memoria de objetos y situaciones a las que se enfrenta el bebé desde su nacimiento hasta los 2 años de edad) entre papá, mamá y bebé.

Entre los primeros meses de vida nadar es algo muy natural para ellos, te contamos porqué.

Ventajas de la Natación en Bebés

  • Tu bebé va a adquirir mayor seguridad y confianza, ya que siente que sus padres tienen su atención centrada en él.
  • Contribuirá a su desarrollo psicomotor. El bebé comenzará a tener nociones de desplazamiento ya que en el agua cuenta con la posibilidad de moverse de un lugar a otro sin aún haber comenzado a gatear o caminar; esto le permitirá contar con una mayor coordinación motriz.
  • Mejorará su carácter y comportamiento, ya que los ejercicios suaves y el agua a una temperatura propicia y agradable para él lo relajan y estimulan su apetito logrando que coma y duerma placenteramente luego de cada sesión de natación.
  • Fortalecerá su sistema cardiovascular, ya que debido al trabajo de respiración realizado en el agua mejorará la eficiencia en la oxigenación y circulación de la sangre a sus pulmones y corazón.
  • Favorece un desarrollo más temprano de habilidades psicomotrices, por lo cual tu bebé posiblemente aprenderá a gatear o caminar a una edad más corta de lo previsto.
  • Aumentará su coeficiente intelectual. Los bebés aprenden a ser más observadores y creativos ya que el agua ayuda a estimular sus capacidades para el juego y la percepción de todo a su alrededor.
  • Ayudará a tu bebé a iniciar su proceso de socialización con otras personas por medio de actividades divertidas, esto fortalecerá en gran medida su confianza.

¿A qué Edad debo Llevar a mi Bebé a su Primera Clase de Natación?

Lo más recomendable sería que tu bebé ingresara a estas clases a los 3-4 meses de vida. Muchas escuelas de natación reciben bebés solo a partir de los 6 meses, pero esto no significa que sea por el bienestar de tu bebé o porque no deba ingresar a una edad menor, sino porque posiblemente las instalaciones no han sido diseñadas para bebés de menos edad, hablando especialmente por la temperatura y condiciones del agua.

No hay una edad específica para comenzar las clases de natación con tu bebé, pero deberías tener en cuenta que a  la edad de los 8-9 meses tu bebé perderá unos reflejos innatos que pueden ser muy importantes para su aprendizaje en el agua. No significa que no aprenderá a nadar o no desarrollara excelentes cualidades, pero si tienes la posibilidad de ingresarlo a clases de natación será para su bienestar.

Tips para una Buena Clase de Natación

  • Elige una hora apropiada, en la cual tu bebé no debe comer ni dormir. Imagínate si se duerme siempre que salen en el auto hacia las clases!
  • Las primeras sesiones deben ser cortas e irán aumentando progresivamente cada vez, pero no deben extenderse a más de 20 minutos.
  • Busca un ambiente muy cómodo y tranquilo para llevar a cabo las clases.
  • No descuides a tu bebé ni un segundo, papá o mamá serán quienes entren al agua con el bebé; ya que hasta la edad de 3-4 años el niño no podrá recibir instrucciones. Tu compañía lo hará sentir seguro, protegido y confiado. Siempre habrá un profesional a tu lado indicando técnicas y ejercicios además de servir como apoyo en una emergencia.
  • Lleva ropa de baño cómoda para tu bebé (la mejor opción sería los pañales para piscina que no absorben el agua), una toalla y un tetero o biberón caliente para luego de salir del agua.

Uso de Contenido:
Las fotografías y videos usados en el contenido son de libre uso y modificación bajo licencias de creative commons – Wikipedia Commons www.commons.wikimedia.org y Youtbe otorgan dichos permisos según sus Políticas de uso y reproducción.