Los Animalitos de Peluche: Creando un Vínculo Emocional

Un peluche a simple vista puede ser un simple juguete, pero en realidad tiene muchas ventajas para los niños.

Un peluche permite que tu pequeño tenga más confianza en sí mismo. Lo ayuda a enfrentar los abandonos básicos de su edad tales como comenzar a dormir en su propio cuarto, dejar el biberón, ir por primera vez a la escuela, entre otros.

Un peluche es un objeto transicional en los pequeños, ya que les permite descargar sus temores, ansiedades, alegrías, sentimientos y emociones en general, además de ofrecerles las herramientas necesarias para resolver las diversas situaciones de la vida pues le ayuda a desarrollar habilidades sociales.

Un peluche da la experiencia de tacto suave. El tacto es una necesidad poderosa del ser humano que ayuda a aliviar el estrés, regula la presión arterial, genera endorfinas y brinda momentos de tranquilidad.

Tu pequeño mantendrá una estrecha relación con su animalito de peluche hasta aproximadamente los 6 años, edad en la que comienza una nueva etapa en su desarrollo. A esta edad el peluche debería perder su papel de “acompañante” y convertirse en un juguete.

Beneficios de los Amigos de Peluche de los Niños

Los animales de peluche se convierten en loe mejores amigos de los niños durante su infancia. Por eso, psicólogos especialistas en conductas cognitivas han estudiado los diversos beneficios que estos aportan a la vida de los pequeños.

  • Desarrollan sus emociones y fomentan su creatividad: los peluches les ayudan a expresar su alegría, inquietudes, miedos y deseos. Entre los 2 y los 6 años, los pequeños entran en una etapa del pensamiento mágico; son conscientes del mundo real, pero les cuesta un poco asimilarlo, por lo que el mundo fantasioso desempeña un papel importante en su vida. Allí los peluches entran a ocupar un lugar fundamental en esas fantasías
  • Aprenden a expresarse: Es muy normal que los niños de 2 y 3 años sientan frustración y terminen llorando o haciendo una pataleta porque aún no asimilan los sentimientos tan intensos que pueden llegar a sentir. Como padres podemos ayudarles a nuestros pequeños a canalizar sus emociones con la ayuda de su peluche preferido. Si tu pequeño está enfadado o llora desconsoladamente cada vez que te vas de casa o lo llevas a la guardería, intenta realizar un juego de roles con él en casa. Coge su peluche y juega que se va al jardín. Puedes decir “ que te pasa? por qué estás llorando si pronto volverás a casa? sólo irás a divertirte con tus amiguitos” . Hazle ver el lado positivo y que se lo transmita a su triste amiguito de peluche, le ayudará a tener las herramientas necesarias para aplicarlas en su vida cotidiana.
  • Aprenden a hacer amigos: los peluches ofrecen a los niños la oportunidad de practicar sus habilidades sociales necesarias para hacer nuevos amiguitos. Jueguen con su peluche a esperar su turno y compartir con los demás, estos temas son importantes e irán creando buenos comportamientos en tu pequeño.