Se entiende como bebé prematuro, a un bebé que nace antes de que su madre haya cumplido la semana 37 de gestación (los 9 meses completos) a diferencia de un bebé a término que nacerá después de la semana 37 y hasta la semana 42 de un periodo de embarazo. En la actualidad se desconocen las causas específicas de un posible parto prematuro, pero algunos de ellos se le ha atribuido a afecciones de salud de la madre o diversos factores en su estilo de vida desarrollados durante su etapa de embarazo. A continuación  una historia realmente conmovedora de un bebé que gracias a los cuidados y el inmenso amor de mamá logra desarrollarse y crecer completamente sano y feliz: https://www.youtube.com/watch?v=SIGTsTBjHI8

Causas de un parto prematuro:

Bebé prematuro Los siguientes factores se presentan en la madre durante el embarazo.

  • Diabetes
  • hipertensión
  • Enfermedades renales o cardíacas
  • Algún tipo de infección (principalmente en las membranas amnióticas y en los aparatos genital y urinario)
  • Una alimentación desequilibrada durante el embarazo
  • Sangrados causados por una mala posición de la placenta
  • Consumo de bebidas alcohólicas y alucinógenos durante el periodo de gestación
  • Embarazadas menores de 18 años y mayores de 40

Cabe resaltar que en la actualidad se presentan casos de nacimientos de bebés prematuros en los cuales no se encuentra un motivo específico ni ningún tipo de factor de riesgo por parte de la madre que determine la causa de su parto antes de la fecha estimada.

Altibajos emocionales en los padres de un bebé prematuro, ¿cómo sobrellevarlos?

Cuando un bebé requiere pasar por una unidad de cuidados intensivos neonatales, será como estar en una montaña rusa, ya que este difícil recorrido irá acompañado de altos y bajos emocionales en el cual se presentarán victorias y contrariedades tanto para el bebé que acaba de nacer como para sus padres y familiares. A continuación una lista con los mejores consejos para saber sobrellevar este tipo de contratiempos y dificultades  de la mejor manera posible.

  • Permitanse dar rienda suelta a todas sus emociones y sentimientos, posiblemente puedan llegar a pensar que no deberán dejarse llevar por los sentimientos, pero es necesario exteriorizar miedos, temores y preocupaciones.
  • Creen una rutina, asignen un horario y traten de crear un equilibrio entre el trabajo, la casa y las visitas al hospital. Es claro que el bebé los necesita, pero también es de valiosa importancia que se cuiden y descansen para no agotarse prontamente y poder brindarle al bebé los cuidados y la compañía que requiera.
  • Busquen ayuda en otras personas cuando lo crean necesario, el pasar un largo periodo de tiempo en una clínica u hospital puede llegar a generar gran agotamiento en los padres y más aún en la madre que acaba de dar a luz. Por tal motivo, deberán delegar actividades a familiares cercanos tales como el cuidado de los otros hijos, la casa, entre otros.
  • Reflexionen y traten de apoyarse en sus creencias espirituales y religiosas, ya que por medio de la meditación y reflexión interna pueden encontrar la fuerza emocional necesaria para sobrellevar esta difícil situación.

Principales problemas de un bebé prematuro y cómo actuar

Cuanto más prematuro es un bebé, más riesgos tendrá de padecer complicaciones, ya que su pequeño e indefenso organismo estará más preparado para exponerse al mundo exterior, por tal motivo estos bebés requerirán de cuidados rigurosos y especiales para sobrellevar afecciones como:

  • Menor retención  de calor en su cuerpo: los bebés prematuros suelen perder más fácilmente el calor de su cuerpo, lo que podría llegar a provocar hipotermia, por tal motivo, necesita de un mayor cuidado para ayudarle a retener el calor en su pequeño cuerpo y extremidades. Para este tipo de situaciones se ha implementado el programa mamá canguro para bebés prematuros que ayuda al pequeño a crecer y desarrollarse con la ayuda de la piel y el calor de mamá.
  • Falta de coordinación en su reflejo de succión y deglución del alimento, podrían llegar a presentar grandes inconvenientes a la hora de su alimentación, motivo por el cual este proceso requerirá de mucha paciencia y dedicación.
  • Falta de respiración por sus propios medios, en algunos casos, un bebé prematuro podrá comenzar a respirar de manera autónoma desde el momento de su nacimiento, pero para otros el panorama no suele ser tan alentador, ya que necesitarán de reanimación, debido al poco desarrollo.
  • Adquieren más fácilmente infecciones: las infecciones graves se presentan con mayor frecuencia en los bebés prematuros, debido a que su sistema inmunitario no se ha formado completamente y cuentan con un mayor número de riesgo de muerte dedibo a la adquisición de una infección fuerte. Es importante que a medida que crece, alimentar bien al bebé para fortalecer las defensas mientras se hace niño.
  • Pueden presentar hemorragias cerebrales durante el parto o los días posteriores a él, se estima que aproximadamente uno de cada 5 bebés prematuros que tengan un peso inferior a 2 kg puede llegar a padecer esta enfermedad además de sufrir severos daños cerebrales tales como parálisis cerebral, retraso en el desarrollo y dificultades de aprendizaje.

Uso de Contenido:
Las fotografías y videos usados en el contenido son de libre uso y modificación bajo licencias de creative commons – Wikipedia Commons www.commons.wikimedia.org y Youtbe otorgan dichos permisos según sus Políticas de uso y reproducción.