Los vómitos en niños son producidos debido a contracciones fuertes en el estómago que fuerzan una gran parte del contenido de este a volver a subir por el esófago y salir por la boca o nariz del niño.

Generalmente los vómitos son causados por un trastorno menor. Un vómito en un niño, puede llegar a agravarse debido a la pérdida de líquido en el cuerpo produciendo una deshidratación.

Cabe aclarar que no es lo mismo el vómito que la regurgitación o el reflujo en los bebés, ya que el reflujo es el ascenso sin ningún esfuerzo de una pequeña cantidad de alimento o líquido ingerido por el bebé. La regurgitación suele ser bastante frecuente en menores de 6 meses y no representa ningún tipo de afección.

¿Porque se Presentan los Vómitos en los Niños?

La causa principal es una infección viral denominada gastroenteritis o virus estomacal. Esta irritación irrita el estómago del pequeño y el sistema digestivo. Cuando un niño padece vómito a causa de una gastroenteritis, lo más probable es que también padezca diarrea.

Entre otras causas de los vómitos se encuentran los dolores o lesiones de la cabeza, infecciones en el tracto urinario, obstrucciones en el tracto intestinal, tos, alergias alimentarias e intoxicaciones causadas por el consumo de algún tipo de alimento. Las alergias por causa de alimentos en los bebés suelen presentar unos sintomas adicionales de los cuales debes tener conocimiento.

Cuánto Tiempo Suelen Durar los Vómitos en los Niños

La gastroenteritis viral suele iniciar con vómitos y en algunos casos fiebre. Generalmente los vómitos permanecen por un período aproximado de 1-2 días, pueden durar un poco más, pero no es común que duren más de 1 semana.

Cualquiera que sea la causa del vómito de tu hijo lo más recomendable sería que su estómago repose durante un tiempo prudencial, este período puede variar según las veces que el niño haya vomitado y de su apetito. Si el vómito ha sido solo 1 vez lo más conveniente sería que esperaras de 1 a 2 horas para ofrecerle algo de tomar o comer.

El sueño puede ayudar también a aliviarle las náuseas, por eso deberías dejarlo descansar o dormir antes de que coma algo, ya que podría generarle más vómito.

Si por el contrario, tu hijo ha vomitado en varias ocasiones, lo más probable es que tenga mucha sed y le será complicado aguantar sin beber nada el tiempo que se recomienda. En este caso puedes comenzar a darle líquidos en bajas cantidades, cada 15-30 minutos.

Importancia de una Buena Hidratación Durante el Vómito

Al igual que en los casos de diarrea, en el vómito el aporte de líquidos que se le den al cuerpo es fundamental, tanto si tu pequeño ha vomitado varias veces o únicamente en una oportunidad.

En el primer caso, porque existe un evidente riesgo de deshidratación que es importante tratar reponiendo la pérdida de agua y electrolitos lo más rápido posible. Y en el segundo, porque aun si el vómito fue ocasional es conveniente que ofrezcas líquido suficiente a tu pequeño para que rehidrate su organismo y elimine la resequedad que pueda haber quedado en su boca.

Puedes comenzar ofreciéndole líquidos ligeramente azucarados, puede ser cualquier tipo de suero de rehidratación oral o agua mineral con un poco de azúcar. El azúcar le ayudará a evitar la cetosis (situación metabólica del organismo causada por un déficit en el aporte de carbohidratos), que muy probablemente puede padecer tu pequeño cuando ha vomitado en ocasiones repetitivas y que trae como consecuencia el decaimiento.

Cuando Comenzar a Darle Alimentos Sólidos a tu Hijo Luego de Haber Tenido Vómito

No es necesario que dejes pasar mucho tiempo para comenzar a darle a tu pequeño una alimentación sólida, pero si el niño aún no tiene apetito, no deberías forzarlo a comer ya que es él quien conoce su organismo y sabe con certeza en realidad si puede tolerarlo o no.

En caso de que tu hijo aún no quiera recibir alimentos sólidos, las bebidas azucaradas son doblemente recomendadas para que se recupere. Pero si por el contrario el niño ya te manifiesta que tiene hambre y ha tolerado bien los líquidos, puedes darle comida suave que no altere su organismo.

Dieta para Niños con Vómito

Este es un ejemplo de un menú adecuado para un pequeño que ha padecido o está padeciendo vómitos.

Desayuno: un yogurt o leche descremada con cereal.

Media Mañana: una fruta, previamente lavada y pelada puede ser manzana o pera

Almuerzo: Una sopa de arroz con pollo sin piel (evita las grasas ya que esto puede causar nuevamente vómito en el niño).

En la Tarde: una fruta en compota (descarta cítricos o frutas ácidas como la piña y el kiwi) las compotas de pera y manzana y manzana con zanahoria, son unas excelentes opciones para tu bebé, ya que le caerán bien a su organismo. Las puedes ofrecer a tu pequeño solas o acompañadas de un yogurt.

Cena: una porción de pescado blanco, acompañado de patatas cocidas. Evita ofrecerle alimentos fritos.

Todos lo alimentos debes servirlos y ofrecerlos a tu pequeño en cantidades reducidas y de ser necesario, espaciandolos por un período de cada 2-3 horas.

Cuando Deberás Llevar a tu Pequeño a ver a un Especialista

Existen síntomas y signos que señalan que tu pequeño debería ver a un especialista, para que sea él quien evalúe su condición y le ofrezca un tratamiento adecuado, estos son:

  • Signos evidentes de deshidratación: labios resecos, saliva escasa y pegajosa, ausencia de lágrimas al llorar y orina disminuida por un tiempo superior a 12 horas.
  • Fiebre elevada, dolor de cabeza persistente, dolor abdominal, confusión o comportamiento fuera de lo común.
  • Vómito acompañado de sangre
  • Heces con sangre